|

Confirman el procesamiento de Resnick Brenner por Ciccone

La Sala I de la Cámara Federal confirmó el procesamiento del el exjefe de asesores de la AFIP y actual titular del organismo en Salta, Rafael Resnick Brenner, quien se hizo cargo de la dirección regional tras el estallido del escándalo. Aquí, reside en el Hotel cinco estrellas Alejandro I, según él mismo confirmó a El Acople, después de declarar ante el juez Lijo. 

 

Los jueces Jorge Ballestero, Eduardo Freiler y Eduardo Farah, ratificaron la medida que había dispuesto el juez federal Ariel Lijo respecto de Boudou, de su amigo y socio José María Núñez Carmona, el supuesto “testaferro” del vice y titular del misterioso fondo The Old Fund que manejó la imprenta, Alejandro Vandenbroele; el asesor de Boudou en el Ministerio de Economía Guido Forcieri; el exjefe de asesores de la AFIP Rafael Resnick Brenner y uno de los socios fundadores de la imprenta, Nicolás Ciccone. 

El exjefe de Asesores de la AFIP y actual director del órgano administrador fiscal en Salta, Rafael Resnick Brenner está acusado porque en julio de 2010, como jefe de Gabinete de la AFIP, solicitó a la Justicia la quiebra de la imprenta Ciccone, a la cual se le reclamaba una deuda de $ 239 millones. 

Sin embargo, en septiembre de ese año avaló el levantamiento de la quiebra de la antigua Ciccone.

Rafael Resnick Brenner fue jefe de Gabinete de asesores de Ricardo Echegaray, a quien conoció en el club Hindú de rugby

Según reconstruyó diario La Nación sobre la base de registros telefónicos, Resnick Brenner firmó dos dictámenes, ambos favorables a darle una ayuda extraordinaria para obtener un plan de pagos que incluyera una quita multimillonaria a la "nueva Ciccone", ya presidida por Vandenbroele.

Esos cruces de llamadas reflejaron, en particular, dos comunicaciones que mantuvieron el socio de Boudou y Resnick Brenner, quien incluso afirmó por escrito que correspondía concederle una quita del 75% sobre sus impuestos impagos.

Tras el estallido del escándalo y varios meses de bajo perfil, el titular de la AFIP lo envió a Salta como jefe de la dirección regional.

La actuación de Resnick Brenner consta en el expediente judicial. 

Allí quedó asentado que en su primer dictamen, y para proteger a Echegaray, recomendó conocer la opinión del Ministerio de Economía, es decir, de Boudou sobre el pedido de la "nueva Ciccone", aun cuando la AFIP cuenta con facultades legales para avanzar por su cuenta.

Boudou había sido involucrado en la causa por el juez como supuesto artífice de una maniobra para quedarse con el control de la imprenta a través de The Old Fund, disminuir y renegociar sus deudas con el fisco gracias a un conveniente e inusual plan de pagos con la AFIP que el titular de ese organismo terminó vetando y, finalmente, conseguir para Ciccone diversos contratos con el Estado para imprimir billetes.

Desde que apeló ante la Cámara, Boudou y el Gobierno esperaban que los jueces revocaran al menos el procesamiento de uno de los dos delitos.